Sin salir por la puerta
se conoce el mundo.
Sin mirar por la ventana
se ve el camino del cielo.
Cuanto más lejos se va,
menos se aprende.

Poema 47 del Tao Te King.
Lao Tsé, s. IV a.C.

Parece HOY más apropiado que nunca este viejo libro de cabecera de mi adolescencia.Y es que todos los viajes llevan a uno mismo.

Quizá hoy, «confinado», uno por fin entiende:

que la vida no son solo experiencias, sino conocer esa capacidad que nos permite darnos cuenta, procesarlas, inventarlas, manipularlas o sencillamente vivirlas como tal…

sin poner letra a la música,
en lo que es ES.

  • Aunque vamos apresurados, el aprendizaje está en lo lento (bien lo saben los maestros de Tai Chi 🙂 ).
  • Aunque ansiamos futuros a medida, las lecciones están en el presente.
  • Aunque buscamos fuera y fuera experiencias, las lecciones están en nuestra cabecita.
  • Aunque anhelamos más, el gozo está en muchas ocasiones en desear menos.

Estamos a tiempo para construirnos en el cerebro de la felicidad y sabiduría. 

No es flowerpower, ¡pura ciencia!

Deja tu comentario

RESPONSABLE: Jose Sánchez. FINALIDAD PRINCIPAL: Envío de newsletters con mis artículos del blog y novedades. LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado. DESTINATARIOS: Se comunicarán datos a ActiveCampaign para gestionar las suscripciones a la lista de correo como plataforma de envío de boletines por correo electrónico. Ahí estarán a salvo. DERECHOS: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas. INFORMACIÓN ADICIONAL: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad*